Posgrados ITH crean valor real a las empresas de Sonora

 

Por: Aurora Retes Dousset

Experta en comunicación empresarial 

El desarrollo intelectual tecnológico,  una inversión no un costo.

 

Sonora tiene un alto nivel de mano de obra, pero le ha faltado crecer en el desarrollo intelectual tecnológico y de investigación aplicada al mercado para hacerse más atractivo ante las industrias del mundo que buscan lugares competitivos para aterrizar sus proyectos de expansión.

 

En Hermosillo existen 17 universidades pero destaca el Instituto Tecnológico de Hermosillo (ITH)  porque  desarrollan y preparan al  talento joven con la pertinencia que el mercado necesita, se ha convertido en  el semillero de creatividad, inventiva de Sonora, México y el mundo por su rigurosa calidad académica enfocada a ofrecer soluciones prácticas innovando procesos industriales y creando nuevos productos.

 

Por ello, en esta competencia feroz, en la actualidad es urgente subir el nivel educativo a y que  los empresarios le apuesten a desarrollar  a sus colaboradores con Posgrados que se convierten en herramientas estratégicas  que desarrollan investigación que transforme los negocios a través de la generación de valor agregado.

 

Se está promoviendo por parte del ITH los egresados de posgrados en Ciencias de la Computación, Administración e Ingeniería Industrial o Electrónica del ITH, detonan tecnología y procesos innovadores en empresas de Sonora, para elevar su competitividad en un mercado globalizado.

 

Las cuatro opciones que ofrece el Instituto Tecnológico de Hermosillo, ITH, son profesionalizantes y abarcan las áreas de investigación y la de aplicación inmediata en la industria e instituciones de procedencia, aumentando su productividad y utilidades.

 

Lo que se aporta  son soluciones reales a problemas reales que enfrentan las empresas, preparando de recurso humano habilitado para desarrollar opciones innovadoras y propias.

 

Los posgrados son reconocidos por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, , tienen una duración de dos años con un costo de  de seis mil pesos el semestre y en el caso de Ciencias de la Computación e Ingeniería Electrónica, incluyen un proyecto de tesis que aplica de inmediato en el negocio.

 

El desarrollo del sector económico de Sonora es apuntalado con las opciones de posgrado del ITH como formadoras de recurso humano calificado, que es un factor evaluado por inversionistas nacionales y extranjeros.

 

Se ofrece  a la industria capacitar a talento humano que hagan la diferencia en el contexto actual, que exige amplitud de conocimientos como lo fue en el  Renacimiento que marcó una de las mejores épocas de la humanidad, y hoy se hace urgente  elevar el  nivel de competencia de las empresas  sonorenses como proveedoras de los clusters automotriz, aeroespacial, minero y electrónico  establecidos en la entidad.

 

Los líderes empresariales deben cambiar paradigmas y reflexionar que al invertir  en capacitación, se invierte   en mejorar las condiciones de trabajo para que los colaboradores estén  contentos y la empresa sea parte del  proyecto de sus vida, crean fidelidad y sentido de pertenencia al sentirse “apapachados”...

 

En Sonora convendría desarrollar el esquema de Estados Unidos, en donde los estudiantes de maestría son becados y trabajan con las empresas para desarrollar tecnología y productos que llegan a patentarse aumentando sus ganancias.

 

Los proyectos impulsados con éxito dentro de las maestrías del ITH son variados, entre ellos, está el pasto sintético, procesos de fabricación en hornos y otro, en medición de gases emitidos por tanques industriales que han permitido menos costos porque se desarrollaron en Sonora  y sobre todo ganancias al empresario porque dieron soluciones que el mercado paga y paga bien.

 

Se destaca el proyecto  en el área de Sistemas con el CRIT Sonora para la lectura del iris de personas parapléjicas a fin de identificar si tienen hambre, cansancio o dolor, esta inteligencia fue hecha por estudiantes de posgrado en Hermosillo.

 

El cambio de paradigmas del  empresariado  sonorense  permitirá ampliar el actual enfoque de economía tradicional hacia la industria de la transformación que actualmente está en manos de extranjeros, principalmente y que dejen de ver a  la capacitación y certificaciones de sus colaboradores como un costo y lo trasladen a la visión de inversión y progreso para sus negocios.