Está su portafolio apto para el futuro o solo adaptado para el pasado

Crecimiento.

Escrito por Steve Krouskos EY Vicepresidente Global Servicios de asesoría de transacciones. 

 

"No se puede simplemente preguntarles a los clientes qué es lo que quieren y luego tratar de dárselos. Para cuando lo consigas, querrán algo nuevo" Steve Jobs

 

El ritmo acelerado de la interrupción digital está dejando a muchas compañías luchando por ponerse al día. A medida que las nuevas tecnologías impulsan la innovación, las barreras de entrada se reducen en la mayoría de las industrias, los sectores convergen rápidamente y los modelos comerciales se ven claramente diferentes en comparación con hace unos pocos años. Los ejecutivos tienen que hacer preguntas difíciles sobre qué es su organización hoy y qué necesita ser mañana.

 

El 90% de las empresas aseguran que elevarán las prioridades digitales en su planificación estratégica durante los próximos dos años. Pero las organizaciones deben evitar el cambio solo por el cambio mismo. Y deben hacer algo más que pegar un yeso digital sobre su negocio existente.

 

Forjar un futuro digital exitoso probablemente signifique comprar activos transformadores, así como desarrollar capacidades internamente. Estamos en una era de transformación de cartera: el 70% de los encuestados en el 18º Barómetro Global de Confianza de Capital de Ernst & Young considera que la transformación de la cartera es el principal ítem de su agenda de sala de juntas.

 

Pero, ¿cómo puede administrar mejor su cartera para proteger su empresa en el futuro? Las empresas necesitan comprender qué está cambiando en su sector y cómo la tecnología en evolución afectará sus negocios. Deben identificar las brechas estratégicas en su cartera que pueden ponerlos en desventaja competitiva en el futuro. Ese conocimiento es fundamental para ayudarlo a decidir qué comprar, qué conservar y qué desinvertir.