“Si tú te dedicas a administrar y trabajar 14 o 15 horas al día, y no te capacitas, no te desarrollas en la parte

física, mental y espiritual, vas a tener un problema”, expuso entrevistado por VOZ EMPRESARIAL.

En el aspecto físico pueden enfermar, en la parte mental, atrasarse en el conocimiento y desatender la parte

espiritual, sin duda les afectará, continuó.

 

“Si no estás desarrollando esas tres potencias, ese tripie, te puedes enfermar y es lo que está pasando, porque te dedicas a estar correteando el dinero que es importante para la nómina, para pagar proveedores, pagar compromisos y descuidas tu fortalecimiento personal”, alertó.

 

René Ross enfatizó que un buen líder es aquel que se interesa por sus empleados, por su familia, está contacto con sus eventualidades, para que se integre un equipo humano poderoso que a larga deriva en una empresa exitosa.

 

Si formas un equipo humano poderoso el estrés disminuye en un 90 por ciento porque entre todos resuelven los problemas, al establecerse un vínculo directo entre el dueño y sus colaboradores, sostuvo.

 

La empresa se convierte en la escuela del colaborador porque y no estudiará. A su vez, el empresario deberá asumir el rol de couch o asesor para apoyarle en sus diferentes problemáticas, escucharlo, lo que no necesariamente es resolverlas.

 

“Una vez por semana preguntar cómo está tu esposa, cómo están tus hijos, aprender el lenguaje corporal que no miente, Eso es ser espiritual estar atento a los problemas de los empleados”, apuntó.

 

El empresario o directivo necesita de mucha introspección y autocrítica, que no le gane la operación. si bien es necesario estar “sobre el peso todos los días, porque el dinero es la gasolina del negocio”.

 

René Ross dijo que el líder mucha introspección y autocritica, que no te gane la operación del negocio, porque estamos sobre el peso todos los días, porque el dinero es la gasolina del negocio pero tienen que atender esa parte.

 

El Management con el Corazón fija la atención en el líder como prioridad. Necesita de mucha introspección y autocrítica. Definir una visión personal de sus metas, y a partir de ese concepto, pedir asesoría o couching para entender mejor a sus trabajadores, su negocio, lograr bajar estrés y subir sus rendimientos.

 

Ross dijo que esta estrategia no es nueva, pero está cobrando vigencia ante la gran competencia que enfrentan las empresas actualmente y el excesivo estrés de sus directivos. En muchos casos la respuesta es fortalecer la espiritualidad y una gestión con el corazón.

Promueven el Management con el corazón

El 80 por ciento de los ejecutivos y directivos de los sectores privado y público, están enfermos a causa del excesivo estrés, alertó René Ross, director de Genera, Escuela de Negocios.

 

Explicó que la anterior problemática puede evitarse con el llamado Management con el Corazón, que consiste en accionar un plan alternativo que desarrolla la espiritualidad y los valores fundamentales del hombre, alejando a los líderes de la presión generada por la forma tradicional de manejo empresarial.