• Aurora Retes

¿La creación de valor de la 4T es derrumbar lo que existe o mejorarlo?

Ya son 5 meses formales que lleva esta nueva administración liderada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, con el mayor bono político de los últimos tiempos, que se ha manifestado en un nuevo orden de las cosas enfocado a ayudar a los más vulnerables con programas sociales millonarios y demostrando habilidad para trabajar rápido y cambiar las leyes que se necesitan para esta nueva era que no solo durara 6 años, sino trascenderá este sexenio eso es lo que se aprecia.

En este lapso de tiempo se ha observado un desmantelamiento del sector publico en sus capacidades y fortalezas operativas que se habían construido a lo largo de 20 años atrás en la administración federal, y que habían sido sugerencias de organismos internacionales para apoyar un mejor soporte institucional que diera mejores respuestas y soluciones a un ciudadano cada vez más exigente y demandante.


Las organizaciones como la OCDE, la CEPAL o el PNUD llevaron de la mano a México para alinearse a las mejores prácticas internacionales como el gobierno electrónico, la planeación, el servicio civil de carrera, el fortalecimiento de los procesos de licitación, la reconfiguración de procesos, la transparencia, etc.


Esta preparación permitió que los funcionarios no fueran tan improvisados y ocurrentes en sus funciones, sino que tenían guías y metodologías probadas que les permitían resultados ya que el gobierno tiene su propia especialización por los diversos temas que regula y administra.


Hoy por hoy, hasta los nombres de las dependencias han cambiado, no es privativo de este gobierno, todos lo hacen e imponen sus colores partidistas y los llevan al gobierno, una solicitud ciudadana de que se mantenga una imagen institucional, no importa el partido que llegue, pero si antes no se dio, en la 4T se dará menos, por el estilo propio de gobernar el presidente actual.

Los más afectados presupuestariamente han sido los organismos autónomos, que en la actualidad se erigen como órganos de contrapeso o se someten.


Cito el Banco de México, el Instituto Nacional Electoral. INE) la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Comisión Federal de Competencia (Cofece), el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (Inai) y la Fiscalía General de la República.


El papel de estos organismos es dotar de conocimientos técnicos e imparcialidad en las decisiones en áreas muy sensibles del sector público, pero la austeridad impuesta por el gobierno actual, parece que las quiere matar de inanición, porque representan un sector ciudadano académico y técnico que agarro poder con el tiempo, debido a la gran desconfianza que existe y eso no gusta en la actual administración.


En este sexenio se le dijo adiós al Consejo de Promoción Turística de México, el organismo encargado de coordinar la promoción turística a nivel nacional e internacional y esta labor ahora quedó en manos de las embajadas de México.


También desaparecieron ProMéxico, fideicomiso encargado búsqueda y atracción de inversión extranjera directa (IED), e Inadem, organismo que impulsaba el emprendimiento y PyMEs y pasaron a manos de la Secretaria de Economía.


También se le puso fin al Programa de Zonas Económicas Especiales que tenía el propósito de fomentar la economía de los estados del sureste de México, solo lo desapareció porque dice el presidente que no cumplió con los beneficios prometidos.


En un año sabremos los resultados del impacto de estas decisiones en los resultados de indicadores económicos. Lastima el desperdicio de del aprovechamiento de estas capacidades especializadas en lugar de potencializarlas.


La lista continuaría, pero como dijo el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, (CONCAMIN), Francisco Cervantes Ríos, que desaparezcan todo, pero que se nos diga conque y cómo serán sustituidos y para que, porque hasta la fecha se habla de corrupción en este desmantelamiento, pero no se ha hecho una demanda a nadie ni se ha comprobado nada de la supuesta corrupción que ejercían en estos programas.


Construir un México derrumbando lo bueno del otro, en lugar de enriquecerlo y darle una propuesta de valor mayor, deja un sentimiento de preocupación y frustración, sobre todo cuando en la 4T se percibe que todo lo anterior viene de gobiernos corruptos y conservadores que solo saquearon la nación.


La grandeza de México, la construimos todos. México es más que sus gobiernos pasados y el actual, es la lucha diaria de millones de ciudadanos que salen a la calle a trabajar, piensan y crean nuevas oportunidades, y generan su calidad de vida, saben que es tentador poner la mano, pero se antoja sometimiento, estos 60 millones restantes solo piden que los políticos no estorben y los dejen edificar el México anhelado.

6 vistas
Notas Destacadas
Notas Recientes